viernes, 26 de septiembre de 2014

Cerámica ibérica

Kalathos, caliciformes y otras formas ibéricas con decoración figurada. Se han usado tres barros y dos pigmentos distintos.
       La cerámica figurada ibérica tiene una personalidad muy acusada. No pretendo explicar lo que los buenos conocedores ya saben, hay muchos estudios, en lo tocante a su simbolismo, en especial en el estilo denominado Elche-Archena. Sí quiero resaltar que estas decoraciones levantinas no se parecen a las de ninguna otra cultura. los geometrismos de la primera época, que perduran en las producciones turdetanas y bastetanas, tienen similitudes con, por ejemplo, grafismos de las producciones chipriotas o micénicas, muchas veces sencillas fórmulas decorativas condicionadas por el soporte, el torno lento o torneta, y el pintar a mano alzada.
Kalathos de La Alcudia con ave explayada en la metopa principal y estrígiles en la banda inferior.
       No es fácil pintar a mano alzada las líneas de óxido de hierro con la finura y elegancia en las curvas, con la precisión en los detalles. se dibuja y se rellena, en esto el óxido de hierro tiene unas características cubrientes óptimas. Pero algunos aspectos influyen notoriamente en la calidad del dibujo, en lo que se refiere a ejecución, no hablo del motivo o del concepto. Estos aspectos son: la curvatura de la pieza, el grado de humedad, la calidad del pincel, la densidad del pigmento y el apoyo del canto de la mano.
Obsérvese la limpieza de las líneas y la elegancia y perfección de las curvas, que se ensanchan en los giros al inclinar el pincel. estos detalles suponen una gran maestría. Bajo el asa aplicada de cordón, imagen de Tanit alada.
Masa de óxido de hierro. Gossan de Nerva.
       La excesiva humedad hará resbalar el pigmento; la pieza demasiado seca no deja correr el pincel. En ambos casos, la variación depende además de la densidad de la pintura, es decir, de la proporción entre el óxido de hierro y el agua, partiendo de un molturado óptimo del pigmento y que esté lo más diluido posible.
Kalathos recién torneado. Pasta bien decantada.

       Una vez torneada la pieza la retorneo para definir el pie y aligerar el peso, generalmente tras al menos doce horas de secado. El retorneado crea estrías horizontales y saltos en la superficie externa de la pieza que deben ser después pulidos. El afilado de la herramienta, en este caso un retorneador contemporáneo, es muy importante, pues si el frente de la cuchilla está curvado por desgaste, será muy difícil igualar la superficie.
Ejecución de las paralelas de diferentes grosores a torneta.
       Las líneas más o menos gruesas, a menudo bandas anchas flanqueadas por líneas, delimitan espacios horizontales en la pieza, metopas, donde se desarrolla una decoración independiente, generalmente centrada en la metopa superior o principal. El uso de la torneta y la habilidad en la sujección y apoyo de las manos es muy importante para obtener líneas precisas y de ancho homogéneo, pues en la superficie hay zonas más pulidas que otras, zonas más secas y menos, y esto condiciona la absorción. Otro factor a tener en cuenta es la capacidad de carga del pincel. El uso de engobes claros sobre el barro tiene dos funciones:  destacar el dibujo, contrastarlo más, y también homogeneizar la superficie, tanto porque rellena saltos no apreciables a veces a la vista, como por conseguir una humedad uniforme en la pieza en el momento de pintar.
Pintando los roleos o espirales ibéricas tan características
La mano alzada precisa de apoyos para trazar espirales mediante el juego de muñeca.
Cerámica ibérica decorada en fase de secado. debe permanecer alejada del sol directo y de un exceso de corrientes de aire.
Orificio de ventilación de un horno eléctrico.
        La cocción requiere alcanzar una temperatura en tono a 950 grados. El color de la terracota será muy uniforme. En las piezas ibéricas originales, cocidas en horno de doble cámara con leña, se producen ahumados, reducciones parciales, variaciones térmicas según el punto del horno y la forma en que está colocada cada pieza, temperaturas sobrepasadas o deficientes, todos los fenómenos propios de un proceso con una aleatoriedad mucho mayor. Sin embargo el resultado suele ser excelente, piezas bien cocidas, arcilla compacta, y un hermoso tono ocre debido a una reducción parcial en la fase final de cerramiento del horno para evitar el choque térmico del enfriamiento que no puede conseguirse en horno eléctrico.
Conjunto de cerámica de inspiración ibérica ya cocida.
Distintas tonalidades de óxidos de hierro en el gossan de Cantera Los Blancos, La Unión.
       El engobe ha humedecido la superficie de este kalathos ilicitano mejorando la calidad de las líneas de pigmento de hierro. preparado para el horno.
Kalathos ibérico ilicitano por cocer.


domingo, 21 de septiembre de 2014

De galenas y plomos



       Tengo una colección de muestras de galena de distintas procedencias, en su mayoría reccogidas por mí. Me gusta su brillo y su densidad, me atrae el plomo. Las cualidades de este metal son muy singulares y ha sido explotado desde tiempos remotos. Pero, lo primero, la tierra.
Cantera o corta Sultana en el Llano del Beal
        En estos paisajes ricos en plomo desde época cartaginesa he pasado muy buenos ratos simplemente paseando y observando las rocas, los suelos, los colores. Alguna veta de galena, en ocasiones, ha mostrado su brillo al golpear con la maza, a menudo pegada a esa roca de hermoso color verde jade oscuro tan singular de esta Sierra Minera de Cartagena.
Galena de Marruecos, Orgiva, La Unión y Linares
              Por encargo realicé una copia de uno de los famosos plomos del Sacromonte, una réplica destinada a un Centro de Interpretación del Trogloditismo, en Benalúa de Guadix. para ello utilicé plancha de plomo recortada, martilleada e incisa. Los secretos de la pátina del plomo me los guardo, que experimente quien quiera. Sólo advertir de la toxicidad del blanco de plomo o albayalde.
Uno de los plomos del Sacromonte. Lámina de plomo burilada.
              Una vez leí en un estudio sobre pátinas numismáticas que el color rojo de la pátina del bronce desarrollada en condiciones muy especiales era valorado por los coleccionistas como rareza.
He decidido probar esta pátina sobre plomo. he dedicado algunos días a observar el comportamiento del plomo a varios reactivos, ácidos y bases, y éste es el resultado sobre ases ibéricos de Saiti y calcos cartagineses acuñados en plomo, una experiencia que relataré aparte. 
Monedas ibéricas y cartaginesas acuñadas en plomo y patinadas en rojo.
  
Tesorillo ibérico en plomo. Cuenco campaniense.


Ases ibéricos y scifo de barniz negro.

El Museo Arqueológico de Cartagena exhibe una buena colección de lingotes romanos, con los tituli de las compañías explotadoras del mineral.



 

Lingotes de plomo del Museo Arqueológico de Cartagena.
Sello con el nombre del concesionario de la explotación minera.

Espuerta romana para transportar galena de plomo. Museo Arqueológico de Cartagena.






Galena de Linares en el Arqueológico de Cartagena, con su exfoliación en grandes planos y muy brillante, procedente de filones anchos, en este caso de la Mina La Cruz.


Acompaño una foto de un plomo con escritura ibérica realizado mediante recortado de una lámina martilleada y grabado a buril de los caracteres ibéricos. La escritura ibérica permanece sin descifrar.




Plomo escrito ibérico.


Galena de Cartagena y lingote de plomo de la Sociedad Minerometalúrgica Peñarroya.
Filón de galena y blenda en Corta Sultana, Llano del Beal.
Galena masiva, Corta Sultana, Llano del Beal.
galena de Corta Sultana.
Galena masiva del Llano del Beal.
Sulfuro de plomo de la Sierra Minera de Cartagena.

viernes, 19 de septiembre de 2014

Caballo votivo ibérico del Cigarralejo de Mula

       He visitado el Museo de La Alcudia de Elche recién remodelado. Ha quedado estupendo, limpio y ordenado y, sobre todo para mí, con algunas piezas ibéricas que antes de la remodelación no estaban expuiestas al público, en particular cerámicas de la riquísima colección de cerámica ibérica decorada de La Alcudia de Elche.
Precioso vaso ibérico de Elche con escena de carnassier
       Siempre que visito un Museo refuerzo mi impulso de crear piezas, es un estímulo. Aunque en esta ocasión ha sido la cerámica ibérica pintada la que me ha hecho disfrutar más, debo terminar antes una pieza de modelado, un caballito ibérico del Cigarralejo de Mula. Partiré de un modelado sencillo en terracota de dimensiones mayores que el original, o, en este caso, del resultado que pretendo, pues en la siguiente fase empezaré a suprimir barro mediante las técnicas habituales de la talla.
Primer modelado del exvoto ibérico.
       He dejado transcurrir un día entero para empezar a vaciar: hay partes en dureza de cuero, las más gruesas, y otras ya muy secas, la cabeza por ejemplo. Tampoco he decido si dejarlo con las patas rotas o terminado. De momento hay que conseguir los volúmenes y la simetría.
Remarcando algunos detalles con  el barro fresco.
Exvoto ibérico ya vaciado con sus detalles.
       Hay que tener en cuenta que si se quiere obtener un molde no puedo haber ninguna parte del modelado que impida o complique el desmoldeo. Las marcas del vaciado se eliminan con una esponja húmeda. Es un ejercicio de paciencia.
Caballito del Cigarralejo de Mula.
       Me gusta cómo va quedando. Antes de prepararlo para obtener un molde le añado las orejas y un pie que le de estabilidad a la pieza. Después, un pulido a cepillo. Para terminar, dejo otra imagen de una pieza ibérica de Elche.
Listo para sacar un molde de escayola.
Hermoso vaso urna ibérico de mi pueblo.
       Por último, preparamos unas tablillas de madera y barro de reciclaje (porque se ensuciará)  y encoframos el modelo hasta una línea de simetría, calculando que no haya problemas al desmoldar las sucesivas copias, y vertemos escayola. Previamente habremos marcado unas llaves usando el extremo de una brocha cilíndrica. Una vez seca esa mitad, encoframos la otra mitad sin retirar el modelo. yo aplico aceite de oliva para que ambas mitades no se peguen. Retocar el molde y limpiar es lo último.
Escayola cubriendo la mitad del modelo.
El molde bivalvo terminado. Hay que dejarlo secar varios días antes de utilizarlo.

jueves, 11 de septiembre de 2014

Figura de Tanit de Ibiza

       Hoy presentamos un trabajo realizado por encargo: modelado en barro de una figura de Tanit, procedente del Puig dels Molins, del Museo Arqueológico Nacional y con ejemplares muy similares en el Arqueológico de Barcelona, ejecutado completamente a mano a partir de fotografías, y obtención de un molde bivalvo de escayola para la producción de copias.
Lijado y remarcado de un modelo ya seco.
Modelado fresco de la cabeza de una Dama de Ibiza.
       El modelado es un proceso laborioso y a veces conviene ir ejecutando partes para obtención de moldes parciales o para unir finalmente una pieza final de la que se obtendrá el molde definitivo, pieza que se habrá realizado a partir de positivos de esos moldes parciales. En este caso hay que tener en cuentas además que, aunque los originales fueron realizados a molde univalvo, como placas, llevan aplicaciones estampilladas de rosetas y otros motivos, que necesariamente se han realizado una vez desmoldada la pieza. ello se aprecia simplemente observando los detalles del original que no pueden desmoldearse en molde rígido, sea arcilla o escayola.
Retoques finales del modelado
       A menudo las partes más detalladas se realizan una vez la pieza en dureza de cuero o, lo más delicado, mediante la técnica de talla y lijado  una vez seco el modelo.
Perfilado de una pieza ya seca.
Repasado de los enganches del molde de escayola de la pieza completa
Limpieza del molde.
Molde y positivo en terracota. Sobre la pieza seca y repasada se trabajarán ciertas aplicaciones, como los brazos.
         Finalmente presento varias terracotas ibicencas con distintas representaciones de Tanit.
Terracotas púnicas ibicencas, reproducciones.
Tanit del Puig dels Molins, Ibiza, terracota de inspiración.

Cerámica hispanoárabe


        Las técnicas de la cerámica islámica son muy particulares, con acusada personalidad. he preparado unas muestras con diferentes pastas, predominantemente blancas, forma y decoración características.

 
Cerámica hispanoárabe


      
       Las jarras son formas compuestas, generalmente de paredes finas o muy finas en la parte superior, con asas laterales simétricas de sección redonda, a veces de cinta, y técnicas decorativas variadas.
Los candiles más comunes son los de pellizco y los de piquera, igualmente compuestos y provistos de asa. Suelen estar realizados en barros claros, a veces con desgrasantes visibles o muy grandes, como algunos de la colección del Museo de Las Claras de Murcia, y, a veces decorados con alguna aplicación plástica, y dibujos lineales sencillos en óxido de hierro o de manganeso.

Candil de piquera con decoración epigráfica en óxido de hierro y aplicación de un ave

Jarra verde y manganeso, técnica de cuerda seca parcial o de verdugón, jarrita esgrafiada y jarra decorada con óxido de hierro
Monedas islámicas de dirham y medio dirham de plata.
La jarra de la izquierda está decorada con digitaciones realizadas con óxido de hierro.
      En futuras entradas iremos desarrollando los procesos y técnicas de producción de cerámicas hispanoárabes que hemos presentado, incluyendo la producción de barniz.
        En las fotografías siguientes podemos ver la realización de un candil de piquera, retoque de la pieza y decoración con pintura de óxido de hierro.
Lijado de la unión entre el cuerpo torneado y la piquera modelada.
La torneta facilita pintar las líneas horizontales a la base.
Decoración sencilla de segmentos de arco y paralelas en el asa.